Ser optimista te da una vida saludable ¡Entérate porqué!

Las situaciones dolorosas pueden resultar un poco mas tolerables cuando uno las toma con una actitud de optimismo y se concientiza  qué habrá un momento mejor,  que no va a ser para siempre, al igual que las crisis.

El Pesimista se pasa la vida resguardando  su seguridad para no ser decepcionado ni defraudado.  La negatividad y la no aceptación de los problemas cuando los hay es querer ocultar la realidad.  Este tipo de personas son las mas proclives a contener alguna enfermedad crónica.

Esta comprobado que ser optimista nos ayuda a ver el vaso medio lleno en momentos de crisis y podemos tener una visión diferente de las cosas, como un túnel al final, un nuevo camino y hasta una nueva oportunidad, una nueva chance para ser exitoso, como así también a gozar de una buena salud.

El ser optimista lo podemos detectar en las situaciones difíciles que  tocan vivir, saber como poder salir rápidamente y de la mejor forma.

Se comprobó que la gente optimista tiene más probabilidades de tener un buen funcionamiento cardiovascular.

En el marco de la salud, se comprobó que la gente optimista tiene más probabilidades de tener un buen funcionamiento cardiovascular. También podríamos decir que son personas con menos colesterol, sistemas inmunológicos más resistentes y logran tener una mayor y mejor esperanza de vida. Aquellos que desarrollan alguna actividad física logran tener una mejor masa corporal, disminuyendo la atracción por el cigarrillo, reduciendo así mismo algún problema cardiovascular (ACV).

Se ha detectado que las personas negativas y pesimistas, que suelen enfadarse fácil, atraen un gran riesgo de contener enfermedades cardíacas.

1- Creer en uno mismo. Todos en algún momento de nuestras vidas hemos tropezado y fallado.  Fracasar y triunfar son etapas de crecimiento y maduración que son necesarias para aprender. Lo que nos proponemos podemos lograrlo, solo hay que estar seguro de uno mismo.

2- Concentración en lo que nos hace realmente feliz: Levantarte a la mañana, poder emprender de la mejor forma el día, así llueva, caiga nieve, o este soleado.  Si de alguna forma puedes percibir cada momento como bueno o positivo podrás entender cual es el proceso para ser optimista.

3-  Trata de separar los errores o malos momentos del pasado: Es muy importante separar lo experimentado o vivido en un pasado para poder afrontar una nueva etapa de transformación positiva. Que lo malo o los errores no sean tomados como un problema crónico.

4- Relaciónate con gente optimista y feliz: Esta comprobado que la felicidad es contagia y se propaga. Es muy importante con quien te relacionas, si sabes elegir las amistades, y escojes aquellas personas positivas y alegres, lo mas probable es que te conviertas en una persona como tal. A diferencia de la gente egoísta, tóxica, que te harán estancarte y tener pensamientos negativos. 

5- No te compadezcas de ti mismo: En cuanto crees o piensas que solo a ti te suceden las peores cosas y eres el único que fracasa, basta con mirar a tu alrededor y ver que todos tenemos fracasos y situaciones problemáticas, las personas optimistas siempre pueden dar vuelta las cosas, no es fácil revertir las situaciones pero solo es cuestión de ver que todo lo malo en algún momento desaparece.

6-  Practica o realiza una actividad física a diario: Curiosamente aquellas personas que practican un deporte suelen ser mas positivas, activas y por las noches descansar como debe ser. El realizar una actividad física nos hace poner metas, objetivos y romper barreras. No tiene que ser tomado como una carrera sino como un juego, un entretenimiento, como lo es la vida, que también podemos cruzarnos con obstáculos y piedras en el camino, pero nunca hay que detenerse. Los deportes nos mantienen lucidos, focalizados, de buen humor y tu cuerpo obtendrá un cambio que te hará sentir un gran bienestar.

Optimista-01

Adolfo Almarza sufrió la amputación de sus extremidades y sin embargo es competidor de descenso.

7- Utiliza otro lenguaje: Cambia el “NO” por un “SI”. También es muy importante quitar el “NO PUEDO”, “NO PODRÉ”. Aunque no lo creas nuestra misma expresión, y el lenguaje ayuda a que las cosas no se den con éxito, la palabras tienen PODER. Si uno dice que que no lograra algo, así será.

8- Nada de lo que nos sucede es personal: las cosas que nos pasan son circunstanciales.

9- No engrandecer los problemas: Muchas veces solemos pensar que un problema es gigantesco, siempre dependerá de cómo mires las cosas, la perspectiva y la visión que tengamos, nunca tenemos que dejar de diferenciar el vaso medio lleno del medio vació.

10- El fracaso tómalo como algo eventual: El pesimista suele percibir que el fracaso  es algo permanente. La persona optimista en cambio lo ve como una situación del momento, y siempre busca una salida.

Fuente: noticias.universia.essebascelis.com| Video | bitnavegante.blogspot.com.ar

Si te gustó el video, comenta o compártelo con tus amigos.