Stephen Hawking estaba “aburrido” de la vida antes de enfermar. Hoy es “feliz” por sobrevivir.

“Antes de la enfermedad, la vida me aburría”, confesó el científico Stephen Hawking durante su estancia en las islas Canarias. Y atribuyó sus 50 años de supervivencia a que “el cerebro está programado para sobrevivir”.

El astrofísico más famoso del mundo compartió sus anécdotas de vida a una revista Argentina, donde detallo que desde que le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica (ELA) durante su carrera estudiantil en Oxford, lleva cincuenta años luchando contra el tiempo y también por el progreso de la ciencia. En aquel entonces le dieron apenas dos años de vida. “No morí —dice—. Y eso me hizo más feliz; antes de la enfermedad, la vida me aburría”.

stephen-hawking_3

Han pasado ya 50 años desde que le diagnosticaron la enfermedad y este año ya cumpló 72 años.

En el años 1985 sobrevivió a otro momento crítico. Durante una visita a las instalaciones de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) en Ginebra contrajo una infección respiratoria que derivó en una neumonía. Los médicos tuvieron que practicarle una traqueotomía, intervención que lo dejó sin voz.

stephen-hawking_5

A pesar de las secuelas que le dejaron ambas circunstancias, “estar a su lado es una sesión de ‘coaching'”, según asegura l entrevistador. Merece una película muda verlo desenvolverse desde la máxima dificultad y sonreír a intervalos, agrega la revista. “El ‘Universo Hawking’ es una estupenda metáfora, pero existe”.

stephen-hawking_2

“Sus ojos son lo más genuino de Hawking, aquello de su cuerpo que se mantiene en pie”, escribió el periodista. Pero el propio astrofísico insistió también en la autenticidad de la voz robótica que lo acompaña durante más de dos décadas. “Esta es mi voz”, afirmó.

Sin dudas una persona admirable en todos los aspectos. Si todos nos tomaríamos la vida de esa forma, las cosas serían muy diferentes.

stephen-hawking_4

stephen-hawking_1

Fuente